PL.LP

PL.LP

PEDRO LUIS

PEDRO LUIS
LÓPEZ PÉREZ

El Arte, La Gloria, La Libertad se marchitan. La NATURALEZA siempre está bella.

El Arte, La Gloria, La Libertad se marchitan. La NATURALEZA siempre está bella.

POESIA Y VIVENCIAS

POESIA Y VIVENCIAS

POESÍA y VIVENCIAS

POESÍA y VIVENCIAS
PL.LP

MI PEQUEÑA VENECIA

MI PEQUEÑA VENECIA
VEGADEO - ASTURIAS

EN EL MUNDO

EN EL MUNDO
(PL.LP) - DESIGNS BY ROMA

Seguidores

jueves, 4 de diciembre de 2014

NAVIDAD. DESPEDIDA Y BIENVENIDA. LIRA (Heptasílabos & Endecasílabos)




DAMA NAVIDEÑA


TERCER ANIVERSARIO POESÍAyVIVENCIAS


TARJETA FELICITACIÓN DESDE BRASIL DE MI AMIGA
MARILENE DOMINGUES
Del Blog: marilene-folhasfloresesutileza
¡¡¡OBRIGADO!!!






POESÍA

Haciendo la Maleta
está el Risueño y Vividor Anciano.
Se avecina la Meta
de Horizonte cercano,
de un Tiempo que se hace breve y temprano.

Peina sus Blancas canas, 
a juego con el Paisaje reinante
de Nieves Soberanas.
Verá al "Barbudo" errante
con la vestimenta Roja "Chispeante".

Cruzarán la Frontera.
Se mirarán el Viejo y Joven Año...
Uno dentro, y otro fuera.
Uno, en Destino extraño;
y el longevo, ocupando su Peldaño.

El Discípulo y el Maestro
hablarán de las Materias Mundanas...
De encontrar rumbo Diestro 
a aflicciones Humanas,
trazando Ruta al Son de las Campanas.

Repiques, serán Doce.
Comeremos a Trancas y Barrancas,
que harán Familiar goce,
Docena de Uvas Blancas
entre la Espuma de Ilusiones Francas.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP)








DAMA NAVIDEÑA




Continuaremos con la Mitología después de Navidad.
La Respuesta a la adivinanza era: De Agujeros.













viernes, 28 de noviembre de 2014

BESO, MIMO EN CARICIAS. Vesta







Vesta era la diosa del Fuego, era hija de Saturno y de Cibeles. Sus sacerdotisas, llamadas Vestales, fueron elegidas primeramente por los Reyes, y después por los Pontífices, Debían ser éstas de condición libre y sin defecto alguno. Era su misión principal custodiar el Templo de Vesta y mantener siempre encendido el Fuego Sagrado, símbolo de la perennidad del Imperio. Si el Fuego se apagaba, se producía en la Ciudad una aflicción general, se interrumpían los negocios públicos y se creía amenazados por las mayores desgracias y no renacía la tranquilidad hasta que de nuevo se hubiese obtenido el Fuego Sagrado que los Sacerdotes se procuraban directamente del Sol, bien del Fuego producido por el rayo, o ya por medio de un taladro que se hacia girar con gran velocidad en el orificio practicado en un trozo de madera.
Las Vestales debían observar riguroso celibato; su inocencia y castidad habían de ser ejemplares. El castigo que a las culpables se les imponía era la Muerte. Eran enterradas vivas. Las infortunadas bajaban al sepulcro en medio de las ceremonias más espantosas: el verdugo colocaba a su lado una lamparita, un poco de aceite, un pan, agua y leche; después cerraba el sepulcro sobre la misma cabeza. Las Vestales tenían una consideración muy importante de los conciudadanos. Todos los magistrados le cedían el paso y cuando salían de su morada si al pasar por la calle se encontraban con un criminal que llevaban al suplicio le salvaban la vida con sólo afirmar que el encuentro había sido fortuito. En asuntos de Justicia, su palabra era por si sola digna de todo crédito.
Los Testamentos, los actos más secretos, las cosas más santas eran a ellas confiados. En el circo tenían asignado un sitio de honor; la manutención y demás gastos que su vida exigía corrían a cargo del Tesoro del Estado.
Cuando habían cumplido treinta años de servicio sacerdotal les era permitido volver al mundo y sustituir el fuego de Vesta por la antorcha de Himeneo, pero raras veces usaban de un privilegio que les era concedido en época ya tardía. Servían, normalmente, de guías y ejemplo a las novicias que se iniciaban.











POESÍA


Flor temprana en el Jardín.
Mimo en caricias faciales;
pretende ser Paladín
con timidez de Mortales.


Clave de Sol entre dientes.
Huyen lánguidas malicias,
danzan corazón y mentes
en sus energías propicias.


Divino y Dulce Manjar.
Gesto y Mueca de unos Labios.
Pliegues de una boca al trazar
sendas con sentires sabios.


Pedro Luis López Pérez (PL.LP)






POESÍA DEDICADA POR XICO ALMEIDA DESDE PORTUGAL.




Del Blog: xicando


Amigo


Mal nos conhecemos 
Inaugurámos a palavra «amigo». 

«Amigo» é um sorriso 
De boca em boca, 
Um olhar bem limpo, 
Uma casa, mesmo modesta, que se oferece, 
Um coração pronto a pulsar 
Na nossa mão! 

«Amigo» (recordam-se, vocês aí, 
Escrupulosos detritos?) 
«Amigo» é o contrário de inimigo! 

«Amigo» é o erro corrigido, 
Não o erro perseguido, explorado, 
É a verdade partilhada, praticada. 

«Amigo» é a solidão derrotada! 

«Amigo» é uma grande tarefa, 
Um trabalho sem fim, 
Um espaço útil, um tempo fértil, 
«Amigo» vai ser, é já uma grande festa! 

Alexandre O'Neill, in 'No Reino da Dinamarca'






ADIVIDAMA

Solución anterior: El brocal del pozo.

Un cántaro lleno...
¿De que pesa menos?

Solución: La próxima Semana.



Mi más Profundo Agradecimiento al Gran Equipo Médico de Oncología en Quimio y Radioterapia, a Todo su Personal Sanitario por su Profesionalidad y Humanidad del H.U.C.A. (Hospital. Universitario. Central. de Asturias) en Oviedo.




viernes, 21 de noviembre de 2014

CEGUERA DE CELOS. Juno





JUNO


Hermana y esposa de Júpiter, era la Reina de los dioses. Su presencia jamás faltaba en los desposorios y nacimientos, otorgando especial protección a las esposas virtuosas. Su carácter, empero, era imperativo, malhumorado y vengativo y terca en su querer. Espiaba siempre a Júpiter y sus celos estremecían el Empíreo. Júpiter, por su parte, era un esposo rudo y voluble y nada partidario de hacer caso a los gemidos de su esposa. Un día ató cada uno de sus pies a un pesado yunque, maniatándola con una cadena de oro y colgándola  de esta manera a la bóveda celeste. Los dioses no pudieron librarla de estas ataduras y tuvieron que recurrir a Vulcano que fue quien las había forjado.
Una Ninfa, hija de Inaco, que era un río de Argólida se vio perseguida por Júpiter, el cual para impedir que se le escapara hizo bajar una densa niebla sobre los campos. Extrañada Juno ante este fenómeno, descendió a la Tierra, disipó la nube y descubrió a la ninfa que acababa de ser transformada en vaca. Pero como conservase aún bajo la nueva forma sus gracias y encantos, Juno, fingiendo que le placía en extremo, pidió a Júpiter con tan vivas instancias que le fuera concedida, que el dios no se atrevió a negarse a tal petición.
Dueña ya Juno de su rival, confió su custodia a un guardián que tenía cien ojos, de los cuales cincuenta estaban en vela mientras los otros cincuenta se entregaban al sueño. Argos era su nombre y no la perdía ni un instante de vista durante el día y por la noche la tenía fuertemente atada a una columna. 
Júpiter acudió en ayuda a Mercurio y cuando la noche descendía sobre la Tierra este le cuenta interesantes historias hasta hacerlo dormir, pudiendo entonces cortarle la cabeza.
Cuando Juno se vio privada de Argos, descargó toda su cólera sobre la hermosa vaca que era del todo ajena al crimen; la diosa suscitó contra el animal un tábano que le picaba continuamente y le producía continuas convulsiones. La Ninfa agotada por el sufrimiento y el cansancio suplicó a Júpiter que la restituyera en su forma primitiva, dando entonce a luz a un hijo llamado Epafo.
Juno que siempre echaba de menos a su fiel espia Argos, tomó sus cien ojos y los diseminó sobre la cola del pavo, perpetuando, de esta manera, su recuerdo.










POESÍA



Los Celos son la Ceguera, 
arruinando Corazones.
Una perpetua Sordera
a muchas explicaciones.


Esa Locura y Malestar
rompe Libertad interior.
Molesta hasta la Luz Solar
y el Aire con su rubor.


Argos con su ciento de ojos
convierten Celos en Tumba.
Prisión con sus cien cerrojos
hasta que el Amor sucumba.


Pedro Luis López Pérez (PL.LP)





ADIVIDAMA

Solucción a la anterior: Las Estrellas.

Tamaño como un redondel, nadie se puede sentar en él.

Solucción: Próxima Semana.


Mi más Profundo Agradecimiento al Gran Equipo Médico de Oncología en Quimio y Radioterapia, a Todo su Personal Sanitario por su Profesionalidad y Humanidad del H.U.C.A. (Hospital. Universitario. Central. de Asturias) en Oviedo.




viernes, 14 de noviembre de 2014

DEUCALIÓN. CAOS Y ESPERANZA.




JÚPITER

Júpiter compartió el Imperio con sus dos hermanos. Neptuno reinó en las Aguas y Plutón en los Infiernos, reservándose como dominios suyos la vasta extensión de los Cielos. Los comienzos de su reinado fueron turbados por la rebelión de los Gigantes, hombres de colosal estatura, algunos de los cuales tenían cincuenta cabezas y cien brazos, otros tenían en vez de piernas enormes serpientes. Acumularon montañas sobre montañas, la Osa sobre el Pelión y el Olimpo sobre la Osa, queriendo formar un estribo, una especie de escaleras para subir al Cielo. En el primer combate Jupiter fue vencido. Solicitó la ayuda de los dioses y todos, con estrépito, huyeron a las regiones más apartadas de Egipto, excepto Baco, mimetizándose en animales, árboles y plantas.
Un antiguo oráculo había predicho que un mortal vendría a socorrerles. Júpiter, apurado, imploró el socorro de Hércules. Los dioses empezaron a acudir en ayuda y lograron vencer a los Gigantes.
Prometeo, hijo de Japeto, había modelado una estatua de hombre y le había dado vida y movimiento, arrebatando una partícula de fuego al carro del Sol. Jupiter, indignado por este latrocinio, ordenó a Mercurio que atara al audaz culpable sobre el monte Cáucaso y que allí fuese devorado por un buitre.
Con fechorías como las de Licaón (Tirano de Arcadia) que gozaba ferozmente inmolando a los dioses víctimas humanas de extranjeros que ponían la planta en su Reino y otros semejantes desmanes indujeron a Júpiter a enviar el Diluvio. Las montañas más altas habían desaparecido. Solamente una sobresalía por encima de las olas; el Monte Parnaso, en Beocia. Sobre este océano sin riberas y entre los restos de la Humanidad, flotaba una barquilla en la que iban Deucalión y Pirra, esposos fieles y virtuosos.Guiados por una mano protectora tomaron tierra sobre la cima de Parnaso, quedando a salvo, pero sus ojos sólo divisaban horrores de destrucción y muerte. Las aguas menguaron y fueron apareciendo colinas y algunas llanuras. La pareja se dirigió a Delfos para consultar el oráculo de Temis y conocer el medio de poblar la Tierra..."Salid del Templo - exclamó Temis - cubrid con un velo vuestro rostro y por encima de vuestras cabezas arrojad, tras de vosotros, los huesos de vuestra abuela."
El Piadoso Deucalión se llenó de temor ante el mandato que consideraba cruel; pero reflexionando al momento que la Tierra es nuestra madre común y que las piedras pueden ser consideradas sus huesos, recogió algunas y las arrojó tras si cerrando los ojos. Estas piedras se animaron y tomaron figura Humana y se tornaron hombres. Las piedras lanzadas por Pirra se convirtieron en mujeres y de esta manera se repobló el Mundo.




Premio desde Brasil concedido por el escritor y amigo J.R Vivini.
Blog:









POESÍA



El piadoso Deucalión
tiró las Piedras al suelo,
con la sana convinción
en el Consejo del Cielo.


Los Huesos de nuestra Abuela,
de esa nuestra Madre Tierra.
Su cariño nos revela,
cualquier Perfidia destierra.


Pedro Luis López Pérez (PL.LP)









ADIVIDAMA

Un platito de Avellanas, que de día se recoge y de noche se derrama.

Solucción: La próxima semana.


Mi más Profundo Agradecimiento al Gran Equipo Médico de Oncología en Quimio y Radioterapia, a Todo su Personal Sanitario por su Profesionalidad y Humanidad del H.U.C.A. (Hospital. Universitario. Central. de Asturias) en Oviedo.