PL.LP

PL.LP

PEDRO LUIS

PEDRO LUIS
LÓPEZ PÉREZ

El Arte, La Gloria, La Libertad se marchitan. La NATURALEZA siempre está bella.

El Arte, La Gloria, La Libertad se marchitan. La NATURALEZA siempre está bella.

POESIA Y VIVENCIAS

POESIA Y VIVENCIAS

POESÍA y VIVENCIAS

POESÍA y VIVENCIAS
PL.LP

MI PEQUEÑA VENECIA

MI PEQUEÑA VENECIA
VEGADEO - ASTURIAS

EN EL MUNDO

EN EL MUNDO
(PL.LP) - DESIGNS BY ROMA

Seguidores

viernes, 17 de abril de 2015

CAZADOR CAZADO. Acteón. Serventesio.








Acteón-. No tenía otra afición que la caza. Un día después de haber matado a innumerables animales salvajes sobre el Monte de Citerón y cuando el Sol era más ardiente, llama junto a si a sus compañeros, que corriendo a través de los bosques se entregaban aún con ardor a su diversión favorita: < Alegraos de vuestra jornada- les dijo- Recoged vuestras tiendas y no os fatiguéis más >. Obedecieron todos y se entregaron al descanso. Allí cerca se extendía el Valle de Gargafia, consagrado a Diana. Era un paraje lleno de encantos, sombreado de pinos y cipreses bajo cuyas ramas corría el agua fresca y limpia entre dos riberas esmaltadas de flores, Allí Diana, cansada de tantas correrías, acababa de llegar con las Ninfas que formaban su séquito, con el propósito de bañarse. Acteón que vagaba por el bosque sin rumbo fijo, tuvo la desgracia de penetrar en este vallecito y acercarse al mismo riachuelo. Las Nifas al advertir el ruido y viendo que el ramaje se estremecía, lanzan un grito de espanto. Diana se indigna contra el cazador temerario y recogiendo en el hueco de su mano el agua de la corriente, se la echa en la cara; en aquel mismo momento su cabeza aparece coronada por cuernos arborescentes, su cuello se prolonga, sus brazos se conviertes en piernas largas y delgadas y todo su cuerpo queda cubierto de un pelo jaspeado; en definitiva, queda convertido en Ciervo. Sus perros al descubrirle, le acometen. El quiere gritarles, pero su garganta no puede proferir palabra ni articular sonido alguno, muriendo destrozado por los mismos perros que había amaestrado y alimentado él mismo.













POESÍA

El merodeo provocó indignación
en la Voluntad de la diosa Diana.
El temerario cazador fisgón
sucumbe ante una Hechicería malsana.

En la cabeza pasmosa cornamenta.
El cazador pasa por ser cazado
por sus propios perros de forma cruenta...
Aquellos a los que él había amaestrado.

La Gran diosa manifestó su encono,
lanzando un Trueno de destello fugaz;
desde su Celestial Divino Trono
hizo mortal el miserable disfraz.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP)







ADIVIDAMA

Solución anterior: El Vino y el Vinagre.

Dos compañeras van a compás, con los pies delante y los ojos detrás.

Solución: Próxima Semana.







viernes, 10 de abril de 2015

MUSAS EN EL PARNASO. Apolo o Febo. Serventesio.








Apolo o Febo, que conduce el carro del Sol. El primer combate que dió ocasión a que Apolo hiciera uso de sus flechas, fue cuando exterminó la serpiente Pitón, que devastaba la campiña de Tesalia. La piel de este animal servía para cubrir el trípode en que se sentaba la sacerdotisa de Delfos. Orgulloso Apolo con esta victoria, se atrevió a desafiar al Amor y sus dardos. El hijo de Venus sacó de su carcaj dos flechas, una de las cuales terminaba en una punta de oro e infundía el Amor, y otra tenía punta de plomo e inspiraba el odio o el desdén. Cupido dirigió la primera contra Apolo y disparó la segunda a Dafne, hija del río Peneo. Inmediatamente el dios sintió una violenta pasión por la hermosa Ninfa, y ella, lejos de corresponder a sus ternuras, huyó rapidamente y se ocultó a sus miradas. Apolo corre tras ella por donde serpentea el río, y está ya a punto de alcanzar a Dafne cuando ésta, rendida por la fatiga, implora ayuda a Peneo que la transforma en Laurel. Apolo lo adoptó como símbolo, arrancó del tronco algunas ramas y con ellas se tejió una corona, queriendo así que en los siglos venideros el Laurel fuese la halagadora recompensa por la que suspirasen los Poetas, artistas y guerreros.
Presenció la muerte de su hijo Esculapio, famoso médico a quien Júpiter aniquiló con sus rayos, castigándole por haber resucitado a Hipólito, hijo de Teseo. Apolo que no se atrevía a tomar venganza en la propia persona de Júpiter, dió muerte a los Cíclopes que forjaban el rayo. Apolo fué arrojado de los Cielos y condenado a vagar errante por la Tierra, sujeto a los mismos infortunios y desgracias que los simples mortales. Se convirtió en pastor y guardó durante muchos años los rebaños del rey de Tesalia.
Apolo, en su cualidad de dios de la Poesía, intruía a las Musas y con ellas convivía, ya en las cimas del Parnaso, ya en las orillas floridas del Perneso y de la fontana de Hipocrene.





POESÍA



Una Unión de Palabras es la Poesía.
Fusionándose, forman un Misterio;
en una franca y sincera pleitesía, 
sin sostener a ningún vituperio.


Musas sobre las Cimas del Parnaso,
coreando la inspiración y canciones
cuando nuestra Mente está en el ocaso,
implorando las Rimas y abstracciones.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP)









ADIVIDAMA

Solución anterior: La Oscuridad.

Dos Hermanos son, uno va a misa, y el otro no.

Solución: Próxima Semana.